miércoles, 13 de junio de 2018

Seré breve

Tanto criticar a Piqué y ahora resulta que la gran desestabilizadora de la selección española vuelve a ser la caverna blanca. Tranquilo Don Florentino; tendrá usted a su entrenador trabajando en sus megafichajes muy pronto. Puede que allá para octavos de final. (Y ojalá me equivoque). Quien tenga a mano el diario El Mundo, le sugiero que lea la columna de David Gistau, o el artículo titulado "Ni un Mundial en paz" de Eduardo J. Castelao en la misma página. La constatación de que no es un hecho aislado. Cada vez que hay una cita importante para España hay alguien, más desde Castilla que desde Cataluña, que se encarga de echar abono orgánico (mierda) para sembrar malestar.   

lunes, 11 de junio de 2018

Gobiernos multicolor.

     Me gusta ver en uno de los canales temáticos de la tele un programa llamado “el encantador de gatos”, al estilo de “el encantador de perros”. En un capítulo, el experto asesoró a una pareja con el fin de introducir correctamente un segundo minino en su casa para evitar conflictos con el gato residente.  
    Habían adoptado un gatito con una pata delantera amputada (posiblemente por un atropello). El felino se desenvolvía con una soltura increíble, apoyándose en sus tres patitas.
     Hablando de patas y puntos de apoyo, estoy comprobando que los gobiernos de tres patas (llámese también tripartito) que se formaron en 2015 están resquebrajándose como una canoa de cartón. El caso del ayuntamiento de Alicante es un claro ejemplo de que lo que empieza regular acaba mal.
     Ha hecho bien Pedro Sánchez en formar un gobierno monocolor. La política es muy compleja pero si, al menos, tienes gente a tu lado que comparte sus planteamientos, siempre es mejor que tener que lidiar con personas de otros partidos, con el riesgo de que sean de esas que sólo ven o blanco o negro sin tener en cuenta la escala de grises. Lo he visto una y otra vez.
     La llegada de Sánchez al sillón de La Moncloa me ha recordado en cierto modo a la famosa noche electoral que vivimos en Caudete en mayo de 1991 cuando Vicente Lillo perdió la mayoría absoluta.
    Mientras en la sede socialista le gritaban a Vicente Sánchez Mira “alcalde, alcalde, alcalde”, una persona cercana al PSOE nos decía a dos corresponsales de prensa: “reflexión; ahora, mucha reflexión”. No creo que se moleste si le nombro; era Pedro Conejero Gandía. 
    Después vino el voto del odio y de la venganza hacia Vicente Lillo. El tránsfuga del PP Juan García Bañón (por su propia cuenta) y el concejal del CDS, Antonio Requena Solera, (por mandato de su partido) dieron su voto a Sánchez Mira en la sesión de investidura. 
   Pero, al final, aquello acabó como tenía que acabar; es decir, mal. Sencillamente no era el momento del PSOE. Vicente Sánchez Mira supo esperar y lo tuvo después: tres mandatos con mayoría absoluta. Ese sí fue su momento.
  La sentencia de la Gürtel, en efecto, ha tenido un efecto 
demoledor a lo que yo sumo otro golpe tremendo para el PP: la detención de Eduardo Zaplana y, con él, la constatación de que había montada una verdadera estrategia de saqueo de las arcas públicas en toda la Comunidad Valenciana, en beneficio de unos cuantos. Cuesta aceptar pero las piezas van encajando. ¿Estaba justificada la moción de censura? Yo creo que no. Pero sí ha servido para aflorar ese voto del resentimiento hacia Rajoy desde la derecha más extrema y supremacista hasta la izquierda más antisistema.
   Creo que Pedro Sánchez ha llegado a La Moncloa sin ser su momento y con 80 escaños menos que los que tuvo Zapatero en 2004 va a tener que estar muy atento. Las trampas, esas que no se ven, esas que están disimuladas entre la maleza no se las pondrá la derecha. Vendrán desde su izquierda.
   Ya se lo dijo un político a otro de distintos partido. “Yo no soy su enemigo, soy su adversario. El enemigo lo tiene usted ahí al lado”. Apunta, Pedro. Como pasa en las películas de guerra, mira al frente pero también al suelo. 
   Ya por último hago un ruego desesperado al PP para que no bloquee sus propios presupuestos. Sería una postura tremendamente pueril.
 

lunes, 4 de junio de 2018

Agua bendita


Estas dos capturas del radar, entre la 01:30 y las 04:30 de la madrugada...


...nos hablan de la intensidad de la tormenta habida en la madrugada del sábado al domingo. El registro de los pluviómetros es muy bueno; más de 40 litros por metro cuadrado en más de tres hora está muy bien. Para el campo, una bendición que decimos los aficionados y profesionales. Si como dicen los modelos meteorológicos vamos a tener una primera quincena de junio algo inestable, no va ser necesario poner el goteo hasta final de mes. Los inconvenientes son los de siempre; el Camino del Lentisco ha sufrido arrastres y está bastante irregular. Es algo que no tiene remedio ya que es la continuación de la Rambla del Paraíso. Al regreso de mi terrenito me decidí a ir al lugar donde el lunes pasado se colocó la “primera piedra” de la A-33 en su tramo de Caudete y me encontré con estas lagunas en el camino de servicio.




¿Sabía alguien que esto ocurre cuando se dan estas tormentas? Cuánto tiempo tiene la carretera, ¿20 años? O nadie se ha dado cuenta o nadie se ha quejado y nadie lo ha notificado. No entiendo nada de obras; pero hay algo en esa construcción que no está bien resuelto porque los aliviaderos no han funcionado y el talud ha hecho de dique. ¿De quién es la competencia? ¿Ministerio, ayuntamiento? Ya que se va a construir la otra calzada para la autovía sería interesante que esto se resolviera. El fin de semana pude ver en la tele el “acto”. Esto de las primeras piedras con su carpa y sus discursos era algo que le encantaba a Eduardo Zaplana y a su corte celestial. A lo largo de los años fui a muchas y, además envueltas en un halo casi de divinidad. Aunque luego algunas están criando moho y otras fueron un fiasco. En fin, para qué extenderme. Ya he dicho antes que no entiendo ni flores de obras. Por eso me pregunto por qué el tramo más complejo va a ser el último. El Yecla-Caudete será el más caro y el más complicado. Y ya veremos si se licita este año. Lo peor de un cambio de gobierno es que además del ministro cambia lo que se llama el “segundo escalón”. Cambia el secretario de estado, el subsecretario, el director general, el delegado, el subdelegado… El motor está en marcha pero en punto muerto. Ahí, la decisión política va a ser trascendental. Los diputados del PSOE en el congreso por Albacete y Murcia son los que ahora deben estar vigilantes para que este proceso no se pare.
También me pareció muy bien que el concejal del PSOE Enrique Pagán reivindicara que fue el gobierno de Zapatero el que empezó el tramo de autovía desde Blanca. Vale. Pero también habría que recordar que fue el Sr. Blanco (Don José) quien paralizó el tramo entre el cruce de la A-31 y Fuente la Higuera. ¿El pretexto? La crisis. Después la indultó pero sin apenas actividad durante cinco largos años. Lo que se iba a terminar en 2012…



El fin del infierno del paso por Fuente la Higuera se produjo el verano pasado. El tramo que nos afecta está adjudicado. Lo que ignoro son las condiciones del contrato. Si es pago a fin de obra o pagos por anualidades. En este último caso, si este año no hay presupuestos del Estado no sé si veremos las máquinas. Sólo quiero que las cuentas públicas de 2018 entren en vigor por dos razones: para que estas obras no se paren y para que mi madre cobre un poco más de pensión.


martes, 29 de mayo de 2018

Ni te miran.

   Otro día hablaré de la A-33 y de lo que les gusta a los políticos lo de las primeras piedras con sus carpas, sus picaetas y sus discursos. Hoy voy con otra cosa.
   A veces me río por no llorar cuando oigo a ciertos cargos políticos decir que nuestra sanidad pública es de las mejores del mundo. Puede que en algunos aspectos sí lo sea. En cobertura, en instrumental, en profesionales, pero en otros es decepcionante por no decir pésima. Sobre todo en gestión, organización y en la atención personal.
   ¿Cuántas veces hemos oído a amigos o familiares quejarse de que el médico de cabecera está más tiempo tecleando que atendiéndote? O, también, que le haces una pregunta y ni siquiera te responden. Esto último me lo cuenta mi madre con bastante asiduidad. Mi hermano también ha empezado a conocer estos aspectos un tanto turbios. 
   A ciertas edades empiezan a fallar circuitos en el cuerpo y como es lógico tienes que incrementar tus consultas. Le molesta mucho que el médico ni siquiera levante la vista del teclado o que si le planteas más dos cosas te salga con que “tengo más gente para visitar”. 
   Muchas veces no es su culpa; los políticos les imponen unos tiempos. Lo mismo que a un agente comercial su empresa le impone unos objetivos. La inmensa mayoría de los obreros (yo me considero uno de ellos) no podemos permitirnos acudir a la sanidad privada. Para eso sostenemos un sistema público que es gratuito pero no gratis. 
   Ya con la enfermedad de mi padre que nos hizo acudir al hospital de Almansa en numerosas ocasiones me empecé a dar cuenta. La sanidad pública está demasiado “protocolizada” y “funcionarizada”.
   Sin embargo, admito que no es siempre así. La doctora que tengo asignada en Alicante es un auténtico cielo. Una médica joven, interesada, atenta, que emplea conmigo y con sus pacientes el tiempo que sea necesario. 10, 15 o 20 minutos.   En la sala de espera puedo verlo; mientras la mayoría de sus colegas atiende 3 o 4 personas, esta doctora atiende a uno. No le importan los cupos que le impone la autoridad política. Y sus pacientes lo saben. De hecho, la demora para visitarla es de unos 10 o 12 días. Pero no importa si son cosas que pueden esperar porque sé que luego me atenderá el tiempo que haga falta.
No diré en qué centro de salud tiene la consulta para no dar pistas a la consellería de Sanidad no sea que le aprieten las tuercas.
    Una consellería que debería ver cómo es posible que una misma prueba en el hospital general de Alicante tenga una demora de varios días y en el hospital de Elche 13 meses, según he visto esta mañana en el Diario Información. La maquinaria no está bien engrasada; los dientes de los engranajes presentan desgastes. 
   Señores/as de la política; y no me vengan con que son recortes; al menos en la atención primaria hay algo más que falla. Habría que ver si quien se aventura a hacer Medicina lo hace por una moda, porque hay muchas series de televisión de médicos, o porque sus padres lo son o porque existe una verdadera vocación.
    A los becarios que tengo en verano les hago esa pregunta: ¿por qué haces esta carrera, porque te gusta, sientes interés o porque lo has visto alguna serie de televisión? Al que no me da una respuesta convincente le digo lo mismo siempre: “has cometido un error”. ¿Cruel? No. La realidad.
   Para terminar esta reflexión sobre el tema vocacional en la medicina (válido también para otras carreras profesionales) acabaré citando una frase que pronunció otro querido médico caudetano en una conversación que tuve con él hace pocos años; me refiero a Juan Solera “el torero”. Me lo dijo así de claro: “hay médicos, lo que no hay son vocaciones”. 
Contundente.   

miércoles, 23 de mayo de 2018

La cabeza de la serpiente

    Siempre he visto en los documentales de naturaleza que a una serpiente se la coge por la cola y nunca por la cabeza. Debe ser que el riesgo de que te muerda es menor. Pero ayer las cosas cambiaron. La serpiente fue agarrada por la cabeza y decapitada. (Simbólicamente hablando, claro.)
  Poco más voy a decir que recomendar la lectura del amplio despliegue que hace el diario Información de Alicante (que me voy a guardar) sobre Eduardo Zaplana, desde sus orígenes hasta su caída. La caída del símbolo de una época. Es como la estrella que corona el árbol de navidad que, al final, se ha derrumbado. 
  Hace casi 25 años que trabajo en Alicante, como recordaba en un post anterior y en el que hablaba de un nefasto socialista llamado Angel Franco. En este cuarto de siglo también he llegado a acumular conocimientos sobre Eduardo Zaplana. Y me podréis creer o no; pero la reacción de ayer fue de sorpresa.
  ¿Y eso? Porque le teníamos como el más listo de la clase. El empollón que no falla una; ese al que el maestro nunca coge hablando o rayando la pared.
   Sin faltar al derecho a la presunción de inocencia, Zaplana se había librado de todos los asuntos sucios que han rodeado al Partido Popular Valenciano desde que impuso su poder absoluto en 1995.
   Paco Camps, Vicente Rambla, Rafael Blasco, Juan Cotino y un sinfín de altos y medios cargos públicos están o en la cárcel o en procesos judiciales. Por no hablar de Luis Fernando Cartagena (condenado por quedarse 49.000 euros de las Hermanas Carmelitas de Orihuela) o su íntimo y fiel José Joaquín Ripoll (expresidente de la Diputación de Alicante) imputado por una rama del Brugal sobre amaños y apaños en el plan zona el residuos de la Vega Baja. O Carlos Fabra. También está bajo sospecha la cúpula de la antigua CAM que, asimismo, mangoneó a su antojo. No voy a extenderme porque esto es un pequeño diario y no una enciclopedia. Otro de sus antiguos fieles, el exalcade de Alicante, Luis Díaz Alperi, (a quien puso a dedo en las elecciones de 1995) está siendo juzgado por fraude fiscal y pronto lo será por intentar amañar el Plan General Urbano para favorecer al controvertido promotor Enrique Ortiz. Otro asunto turbio como el barro fue Terra Mítica. El parque de atracciones que, en un principio se iba a levantar en Alicante, acabó en Benidorm por decisión suya y en unos terrenos muy concretos que, oh casualidad, sufrieron un incendio. Después vino la trama de facturas falsas en la construcción del parque que denunció nuestro paisano Pepe Camarasa cuando era diputado socialista en las Cortes Valencianas. En fin, muchos, muchos, muchos asuntos oscuros. Otro más, por ejemplo. Intentó controlar la Universidad de Alicante y no lo consiguió. Su venganza fue bíblica; creo una universidad nueva en Elche con una facultad de medicina que desgajó de la de Alicante. Fue un golpe muy doloroso para la UA y sonados fueron sus enfrentamientos con el rector y con toda la comunidad universitaria.
Uno de los pocos errores que Zaplana cometió fue designar sucesor a Paco Camps, creyendo que sería Pinocho. Pero el muñeco, como en el cuento, cobró vida. ¿Su trato con los medios informativos? No sé en Madrid o en Valencia pero en Alicante, la verdad, lo sufrimos a base de bien. Su jefe de prensa, Pedro García Gimeno, nos toreaba como quería. Muchos nos sentimos maltratados y humillados en demasiadas ocasiones. "El tiempo del presidente es muy valioso" nos decía cínicamente. ¿El nuestro no? Creedme que en esta profesión hay que tragar mucha saliva. Eduardo Zaplana Hernández-Soro era el M.H.P. de la Generalitat. Era un dios; perdón, era Dios. Y nosotros, los medios, unos pobres "arrastraos". No os podéis imaginar lo desesperante que es que te citen a las 13,00 horas y te atiendan a las 14,30. Y no sigo. 

lunes, 14 de mayo de 2018

Vuelven; o puede que nunca se fueran

   Iluso de mí. Aunque los conozca no pensaba que llegarían a tanto pero sí. Las palabras de Torra lo dejan claro. Bien, adelante. Si os queréis segregar, yo seré el primero en acoger a catalanes de bien que se quieran refugiar en el resto de España. Y estoy dispuesto a pagar más impuestos para compensar lo que dejarían de aportar. Aunque tampoco es que hablemos de las minas del rey Salomón.
   El gobierno no quiere verlo. La oposición tampoco. Pero estamos asistiendo a la Alemania de Hitler. Les falta vestirse de camisas pardas pero hacen lo mismo. Los acosos y hostigamientos por parte de los extremistas son exactamente igual a las técnicas que empleaban las Sturmabteilung (SA o fuerzas de asalto nazis) contra los judíos y contra los “enemigos del Reich”. De ese grupo nació después la Shutzstafell. ¿Suena más decir las SS? ¿Es que los comportamientos que están teniendo no os suenan a lo mismo?
   La extrema derecha con el supremacismo como bandera ha vuelto. (O quizá nunca desapareció del todo)
   ¿Exagero? Leamos los libros de historia. Ya hemos tenido episodios de “noche de los cristales rotos”; en pequeño, pero irán en aumento.
   Y en una hipotética independencia, ¿qué habrá al día siguiente? Una limpieza étnica, como en la antigua Yugoslavia. Y hablando de limpieza, yo también he limpiado mi DNI. Por dignidad. (Lo siento, no soy tan listo como ellos y no sé girar la imagen)

¿Que es falsificación de documento público? ¿Y qué? ¿No hacen ellos cosas peores? Pues eso. 


lunes, 7 de mayo de 2018

Un poquito de por favor

    Bueno, bueno, bueno. Parece que las aguas políticas andan revueltas porque el exacalde de Caudete, José Miguel Mollá, ha sido nombrado asesor del grupo popular en la Diputación.
    En este caso ha sido la izquierda la que más ha elevado el “grito de indignación” por lo que he podido leer. A ver: esto de los enchufes es tan antiguo como la vida misma. A veces, uno de esos “conectados” encuentra una pasarela para demostrar una valía que no le habría sido posible aflorar por otros medios. Así pasó con Adolfo Suárez cuando entró como ayudante de Fernando Herrero Tejedor en el Gobierno Civil de Ávila. Sí, entró en el círculo del régimen. Pero luego demostró ser un político excepcional.
   ¿Queréis que hablemos de enchufes a un lado y a otro del espectro político? ¿Acaso en Caudete no hubo “trifásicos” en los mandatos de Vicente Lillo, Elisa Pagán o Vicente Sánchez Mira? Pues claro que los hubo. Y después, en mis casi 25 años de carrera profesional en Alicante he conocido muchos casos a izquierda y derecha. Entre 1995 y 2015 los más voluminosos y reprobables han sido los del PP porque ha ejercido el poder absoluto en la Generalitat, Diputaciones y Ayuntamientos. Y, la verdad; muchos han ocupado cargos relevantes sin saber hacer la “O” con un canuto. Otros, sencillamente, por ser afines “a” y no tener trabajo, han encontrado puestos en los que ganaban en un mes lo que yo en 4 meses.
   Tras el vuelco electoral de 2015, muchos de esos colocados se fueron al paro; sencillamente porque no tenían un trabajo previo y no fueron conscientes de que los cargos políticos tienen fecha de caducidad.
   Cito lo que más conozco que es el ayuntamiento de Alicante. Vuelven las izquierdas con la “nueva política” y como asesores entran sus afines, por descontado. Hay compromisos que atender.    
    En algunos casos, es gente que cumple con su función pero en otros, en fin. En el socialismo Alicantino hay un personaje muy conocido que se llama Angel Franco. Durante décadas ha manipulado lo que ha querido en su partido; ha encumbrado y enviado a los infiernos a varios secretarios generales y candidatos a la alcaldía. Todos saben que es un personaje nefasto pero nadie puede con él. No pudo ni Joan Lerma, ni Joan Romero, ni Joan Ignasi Pla ni Jorge Alarte y hasta ahora tampoco Ximo Puig. 
    El último de los innumerables mangoneos del Sr. Franco (Don Angel, claro) fue “colocar” a su esposa y a una hija suya como asesoras en el grupo socialista del ayuntamiento de Alicante. Y ahí han estado casi tres años.
    El caso de José Miguel Mollá, es llamativo porque ha sido  alcalde de la sexta población de la provincia de Albacete. Y sus formas o métodos han dejado en algunos casos bastante que desear. Ahora bien, respetando escrupulosamente su libertad de expresión, no tienen razón quienes ahora se muestran tan escandalizados. Todos han hecho lo mismo. Incluso las llamadas “fuerzas del cambio” allí donde gobiernan. A ver, “un poquito de por favor”. 
        

Seré breve

Tanto criticar a Piqué y ahora resulta que la gran desestabilizadora de la selección española vuelve a ser la caverna blanca . Tranquilo Don...