martes, 30 de abril de 2019

¿Ganó lo menos malo?

   Sí, ya sé que dije que hasta el 27 de mayo no iba a hablar de política pero creo que hay que reconocer que la estrategia planteada por el PSOE le ha salido bien, bastante, bastante bien. Incluso la cocina del C.I.S. ha estado más afinada que nunca; el Sr. Tezanos puede ufanarse de habere presentado una paella exquisita.
   Uno de los pilares de la estrategia del PSOE fue la llamada al voto útil, la apertura de puertas de “la casa común”. Así, poco a poco, Felipe González primero y otros dirigentes socialistas después fueron absorbiendo votos procedentes de Izquierda Unida. 
  En su día, Podemos pegó el “chispazo” y ahora empieza el retroceso. Ya lo anticipé; cuidado con subir muy alto tan deprisa; después vienen las leyes de Newton a hacerte la pascua.
   Había mucha gente preocupada por Vox. Claro, iba a conseguir diputados gracias a la propaganda que le ha hecho el resto de formaciones. No ha necesitado gastarse un duro en publicidad ni que sus líderes hayan concedido entrevistas. Aunque ha vetado a la mayoría de medios. 
    Había encuestas que daban a Vox entre 40 y 50 diputados; pero eso era imposible. Esas encuestas hacían una proyección de escaños mediante la ley d´hont tras sumar todos los votos, como si fuera una circunscripción única. Pero, evidentemente, no funciona así; después, las provincias que eligen pocos diputados como Albacete son las que hacen el corte. Otro “chispazo” que no creo que vaya a más. Pero es una advertencia muy seria para el PP. Yo lo he oído, incluso, en Caudete. Gente que defendía votar a Vox (algunas personas incluso de larga tradición de izquierdas) por indignación. Indignación y rabia por la inseguridad ciudadana, actos vandálicos y robos reiterados en propiedades sin que haya incremento de agentes de Policía Local y Guardia Civil. 
   Sí, yo lo he oído: “hay que votar a Vox”. Son avisos; si los grandes partidos no los quieren escuchar, que después no se quejen. Siendo sincero, la verdad es que no veía a Pablo Casado por ninguna parte; me recordó a esos políticos que alcanzan liderazgos importantes sin haber doblado el lomo. Para entendernos en lenguaje caudetano, han llegado a lo alto sin haber cogido cardón bajo el abrasador sol de julio o no han cogido oliva bajo los fríos de diciembre y enero. Y como Casado, muchos a izquierda y derecha. Yo conozco hombres y mujeres que han  terminado la universidad, han tenido la suerte de caer bien, ha sido elegidos diputados nacionales o autonómicos, algunas incluso ministras y a vivir.     
   A mí, Rivera me ha parecido que iba de “sobrao”, la moderación de Iglesias me ha hecho pensar en la fábula del escorpión y la rana, los catalanes y vascos a lo suyo, a esquilmar a los demás y Sánchez parece que ha sido el menos malo. Pero eso no quita para reafirmarme en que el nivel político que tenemos es de 3ª división. Lo veo así porque al haber vivido el nacimiento del denostado régimen del 78, me viene a la memoria la gran talla política de aquella generación.
    No voy a insistir a lo dicho en muchos partes sobre una campaña exageradamente larga, (estábamos desde 2016) pero sí hay algo que me ha chirriado. La apropiación de símbolos nacionales que son de todos por parte de algunos me ha parecido deleznable y censurable. Así tampoco vamos a ningún sitio.
   Y ahora ¿qué? Calma. Nada hasta después de las municipales.
   En el post anterior dejé abierto un tema. ¿Qué le interesaba en estos momentos a Caudete? Pues mirad; que siga Ábalos en Fomento. Se de buena tinta que está comprometido con acabar de una vez por todas la autovía A-33. Con los otros partidos, no veía esa garantía por ninguna parte.

lunes, 8 de abril de 2019

Votar a la contra

   ¡Vaya, qué cosas! Ahora resulta que estos analizadores de la actualidad, escrutadores de la realidad, estos y estas que ven más allá del infinito, esos y esas que cobran en una semana lo que yo en 3 meses acaban de descubrir que el número Pi tiene límite.
    Después de lo que ya publiqué hace bastantes meses, estos “ilustrados” caen ahora en la cuenta de que hay mucha gente que en unas elecciones no vota “a favor de” si no “en contra de”.
   Puede haber una explicación; viven en Madrid, en el centro del sistema solar. Ellos son el sol y más allá de la M-40 existe algo pero no saben muy bien qué es.  
   Lo de ir a la contra ya lo estamos viendo en los pueblos desde hace muchos años pero ahora con esa polarización de bloques, interesada por otra parte, entre las “izquierdas” y las “derechas” es de esperar que haya mucho voto contestatario con tal de que no gobierne uno o no gobierne otro.
   Mal asunto si la papeleta que llevamos la hemos elegido con las vísceras y no con el cerebro y con la razón. Esta campaña se está haciendo más empinada que la cuesta de Santa Ana y el electorado va a llegar (vamos a llegar) a la “jornada de reflexión” resoplando y con dolor de pantorrillas. La saturación de mensajes se está haciendo insoportable y ya se está empezando a confundir la noche con el día. 
   No es que me considere especial pero sí tengo claro que votaré con la cabeza fría, racionalmente. Y con esto un bizcocho ya no hablo más de política hasta el 27 de mayo, salvo causa de fuerza mayor.  
   Hoy me entristece más la almendra que se me ha helado que lo que digan esos que se quieren erigir en guardianes de la patria. Au.
         
 

jueves, 21 de marzo de 2019

PUBLI GRATIS

    A mediados de los años 80, el genial Pedro Ruiz hizo un show en el que imitó a varios personajes políticos de la época; Felipe González, Manuel Fraga, Alfonso Guerra, Ronald Reagan, Fidel Castro… era para partirse de risa. Me compré el disco y aún lo conservo. 
   En su emulación de Fraga, en un momento dado dijo: “…porque Franco no está muerto, Franco está batiendo el record mundial de contener la respiración”. 
   Me ahorraré volver a comentar el soberano ridículo que está haciendo el Gobierno con lo de la momia pero treinta y tantos años después del espectáculo de Pedro Ruiz, el generalísimo está más vivo que durante su mandato y sus descendientes ideológicos han hallado una fórmula extraordinaria para que se les de visibilidad gratis.
   Desde luego, si tuvieron que pagar todos los espacios en radio, televisión y prensa escrita que ahora mismo están ocupando, necesitarían un préstamo considerable. 
   Hay que reconocer que Vox, en este aspecto, lo está haciendo muy bien. Lanza sus aberrantes e ignominiosas propuestas y, a continuación, viene la legión de columnistas, tertulianos y opinadores a despertar asuntos que creíamos superados; al menos entre la mayoría de la sociedad española.
    Verbi gratia, tener pistolas en casa, administrar tratamientos para “curar” la homosexualidad* o que no hubo exterminio de judíos, enfermos o inferiores (como los llamaban los nazis).**
    El señor cabeza de lista que nos ha tocado en suerte en Albacete podría darse una vuelta por Cracovia y visitar el campo de concentración de Auschwitz. Yo no he estado pero tengo amigos que sí han ido y me han contado que la experiencia fue terriblemente sobrecogedora. 
    Imagino que lo siguiente será recuperar la Ley de Vagos y Maleantes. Que, por cierto, data de la II República pero en el franquismo se endureció todo lo relacionado con la persecución de homosexuales.
    En cualquier caso, Albacete es una de esas provincias donde es muy difícil que Vox obtenga un diputado y a las que se refería Pablo Casado. Claro, Abascal le dijo “pues no te presentes tú”.
   Ya expresé en un post anterior cuando ocurrió lo de Andalucía que si mentas mucho al diablo, al final se aparece. Y esto mismo es lo que está pasando ahora. Sin pedirlo, repito, Vox está recibiendo una propaganda impagable. Parecida a la que en su día obtuvo Podemos. Hoy, esta formación que venía a salvar al mundo está hecha jirones. Y es que cuanto más rápido asciendes más dura es la caída.
   Leí en un libro que la gran mayoría de fracasos matrimoniales se produce porque elegimos como pareja a alguien que no nos conviene.
   Así que, abogo por que los partidos elijan muy bien a quién les conviene como compañeros de viaje a la hora de formar gobierno. Y a nosotros, a Caudete, ¿quién conviene que gobierne ahora mismo? Pensemos con la cabeza fría. Aunque no me guste demasiado, tengo claro quién nos conviene. Pero no voy a ser tan imprudente de revelarlo. 
   Esto para las legislativas. Para las municipales y autonómicas esperaré a ver las candidaturas.   
           
*El caso más conocido mundialmente, el de Alan Turing.
**Película ODESSA (1974) Basada en la obra de Frederick Forsyth. 

lunes, 25 de febrero de 2019

Duele el dolor.

    Dicen que no se debe legislar en caliente y puede ser un razonamiento acertado. Tampoco conviene hacer valoraciones en caliente. Así que lo que escribo hoy es fruto de una tranquila reflexión y que me puede costar algún disgusto. Y si es así demostrará que la verdad molesta.
   El pasado mes de mayo decía en este post: “A veces me río por no llorar cuando oigo a ciertos cargos políticos decir que nuestra sanidad pública es de las mejores del mundo. Puede que en algunos aspectos sí lo sea. En cobertura, en instrumental, en profesionales, pero en otros es decepcionante por no decir pésima. Sobre todo en gestión, organización y en la atención personal.
   ¿Cuántas veces hemos oído a amigos o familiares quejarse de que el médico de cabecera está más tiempo tecleando que atendiéndote? O, también, que le haces una pregunta y ni siquiera te responden. Esto último me lo cuenta mi madre con bastante asiduidad”.
    Esto es lo que publicaba en mayo. Es cierto que ya son 86 años los que tiene mi madre y los cuerpos están machacados. Ahora bien, ¿no es aliviar el dolor el primer mandamiento de la medicina?
    Tras un mes con un doloroso brote de artrosis, (o eso le dicen) ¿de verdad que no hay nada más fuerte de que esos caramelitos de paracetamol? Es angustioso, de verdad, ver a tu madre padecer de esa manera y sólo puedo llegar a varias conclusiones. 
1.- La Sanidad está completamente deshumanizada.  
2.- Los médicos de primaria tienen instrucciones de no derivar a especialistas a partir de determinadas edades. 
3.- A los viejos “nolotiles y paracetamoles” a ver si se van pronto al cementerio.
4.- No queda nada de dignidad por culpa de los cargos políticos que asignan tiempos de atención imposibles de cumplir. Las matemáticas y la salud son dos conceptos incompatibles. Esto va por Vd. Sr. Consejero de Sanidad.
    También contaba en mi anterior post que encontrar a alguien que curse Medicina por verdadera vocación es cada vez más raro. Pero existe y es la gran suerte que he tenido en Alicante con mi médica de cabecera. Le importan tres pimientos los tiempos que le imponen. Si tiene estará contigo 5 minutos, está 5. Si tiene que estar 15, esta 15. Responde a los interrogantes que planteas y te presta atención. Sí es una especie en vías de extinción. Por ello no diré su nombre ni dónde tiene la consulta para evitar que algún cargo político pueda reprenderla.
   Qué malo es llegar a viejo. Miedo me da, porque este sistema va a ir a peor.
   Como decía siempre Chimo Medina, “que a nadie le pase”. 

domingo, 17 de febrero de 2019

Mediocridad política

Amanecemos este domingo con 0 grados y muy malas perspectivas en cuanto a lluvia. Al menos eso dicen los modelos meteorológicos de previsión que he visto, incluido el de la AEMET. 
Bueno; hay una sensación bastante generalizada de que Pedro Sánchez ha calculado más la fecha electoral del 28 de abril pensando en el interés de su partido, más que en el interés general. Bueno, eso tampoco es noticia por mucho que lo comenten los tertulianos de radios y televisiones. Hace tiempo que la “partitocracia” actúa así. Sólo piensan en mantener esas piramidales y férreas estructuras de poder que son las formaciones políticas. Lo peor es la mediocridad (salvo honrosas excepciones) que se ha instalado en nuestras instituciones. Sí, es fantástico que cualquier ciudadano independientemente de su cuna pueda ser presidente del gobierno. Esa es una de las bendiciones de la democracia. Ahora bien, ¿nos merecemos realmente los líderes que hay hoy en día? No, rotundamente no. Lo único de lo que son capaces es de articular 10 palabras cada 3 segundos. Pero el vocabulario fácil no sirve cuando es vacío, estéril, sin misterio. Imaginémonos una banda de música pero sólo con la percusión; hay ritmo pero no hay melodía. He llegado a un punto en que hasta me he hecho admirador, casi fan, de Alfonso Guerra. En su momento no fue santo de mi devoción pero me ha demostrado ser un grandísimo político. De los antes. Es de esa generación que, por desgracia, está en vías de extinción.  

Una convocatoria electoral de legislativas no es buena noticia para la obra pública. El ministerio de Fomento es el que más “sufre”. Visto lo que hay,  lo único que quiero es que el procedimiento de la A-33 entre Caudete y Yecla no se detenga. Me contó un compañero experto en información económica que el proceso de licitación no se parará una vez que se puso en marcha en diciembre. El problema vendrá a la hora de adjudicar. El ministro Ábalos se comprometió a seguir el procedimiento que emprendió De La Serna y cumplió su palabra. Espero que el siguiente, sea él u otro, no pare algo que es vital. Voy a ser osado, venga. Votaré al que me prometa por su familia que los trámites no se van a detener. Ahí lo dejo. 

sábado, 9 de febrero de 2019

Breve viaje a la radio de los 70

…la última canción del programa de hoy, especial de San Valentín, viene de la mano de “el dúo dinámico” y su éxito “RESISTIRÉ”. Se lo dedica Pedro Sánchez a sus queridos amigos Quim Torra, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Alfonso Guerra, Carles Puigdemont, Elsa Artado, Santiago Abascal, Ada Colau, Inés Arrimadas, Iñigo Errejón, Felipe González, Irene Montero y Joan Tardá todo su cariño; muy en especial a Pablo Casado.
Que suene RESISTIRÉ

lunes, 28 de enero de 2019

Castas y encastados

    Yo ya me hago un lío. A ver: dicen que ahora hay tres partidos de derechas. Bueno, uno de centro de derecha, otro de derecha y otro de extrema derecha. Mientras tanto, en vez de aprovecharse  la izquierda española sigue a lo suyo, sin escarmentar, sin aprender la lección y se vuelve a dividir como hace una célula en crecimiento.
    Creo que el único momento de la historia en que la izquierda se unió fue en las generales de 1936 bajo el paraguas del Frente Popular, pero unos pocos años después se enzarzó en una guerra civil dentro de la Guerra Civil.
    Con lo de Podemos o, a menor nivel, la defenestración de Gaspar Llamazares, todo un referente de Izquierda Unida, ya he perdido la cuenta de las veces que la izquierda española se ha fileteado a ella misma. A este paso van a tener más listas que votantes, como leía hace unos días en un foro. “3 militantes, 4 partidos” decía esta persona, mucho más ilustrada que yo en temas políticos. 
    Dentro de la discrepancia en muchas cosas, debo de decir que Errejón, la verdad, sí me caía bien. Pero ha demostrado lo mismo que han hecho otros que se fueron de su partido y montaron otro por discrepar con la cúpula o por no poder acceder a ella: codicia y egoísmo.  
    ¿Qué queda de aquel primitivo Podemos que venía a cambiar al mundo, a devolver las instituciones al pueblo, que sacudía al Ibex-35, a los fondos de inversión, a las grandes compañías, a la casta política, a los apoltronados, al sistema, a la injusticia, al capitalismo salvaje? Poco, la verdad, poco. Algunos de los que abominaban de la “casta” hoy están encastados. Los egos, desbordados. Han caído en lo que yo llamo la “trampa del sillón”. Sí, esas poltronas te hacen creer que estás en el Monte Olimpo, empiezas a percibir remuneraciones bastante altas, tienes asistentes, secretarios, un chófer te trae y te lleva a casa y, al final, pierdes el sentido de la realidad; nuestra realidad, la de la gente corriente. El político, sin darse cuenta, sale de nuestro universo y entra en otro que tiene un nombre: “CASTA”. Esto le pasa a muchos con el paso del tiempo pero no creía que a Podemos le iba a ocurrir tan pronto.
   Recuerdo que entraron en las instituciones hace menos de cuatro años y su irrupción fue casi una revolución. La compararía con el  paso de la locomotora de vapor a la eléctrica sin pasar por la de gasóleo. Así de contundente.
    Pero, la Física no miente; todo lo que sube tiene que bajar. El problema es que si asciendes muy alto el sopapo ulterior puede ser de antología. Me pregunto qué pasará aquí con Ganemos Caudete. ¿Presentará Podemos marca propia? ¿A quién elegirá como candidatos? ¿Qué harán los concejales actuales? ¿Hará Albacete de su capa un sayo o dejará trabajar a las bases locales? ¿Cuántas candidaturas de izquierda habrá al final en el pueblo?
    Está todo tan abierto que a día de hoy no me atrevo a pronosticar, pero van a pasar muchas cosas de aquí a mayo.
   Pudo intuir (y no voy a desvelar) quién puede ser la lista más votada en Caudete pero también tengo la sensación de que hasta el día 26 de mayo sobre las 21,00 horas, cuando empieza a llegar el 10% del voto escrutado, no vamos a saber por dónde van los tiros. E intuyo también que habrá muchos votos en clave nacional. Tanto en Caudete como en el resto de pueblos de España. 
    Lo que sí vaticino es que desde el punto de vista informativo va a ser la noche más apasionante que haya vivido hasta ahora, de esas que hacen época. Y llevo muchas desde 1983.
   Para acabar esta serie de reflexiones diré que (y lo constatan los expertos en demoscopia) el sentido del voto está ahora mucho menos decidido que antes, incluso instantes antes de entregar el sobre al presidente de la mesa electoral.
    Salvo, eso sí, el sufragio de los muy convencidos; los devotos de una marca, los que nunca cambiarán de color sea quien sea el líder y pase lo que pase. Ocurre también que esos “suelos electorales” son cada vez más delgados. Antes eran como una losa de terrazo; ahora son como una plaqueta de gres.
    Por último opino que los partidos no deberían molestarse en redactar programas electorales y gastarse el dinero en bonitos y coloridos folletos. Prácticamente nadie los va a leer. 

¿Ganó lo menos malo?

   Sí, ya sé que dije que hasta el 27 de mayo no iba a hablar de política pero creo que hay que reconocer que la estrategia planteada por el...