miércoles, 21 de febrero de 2018

Himno marcial del moro al fiel atruene

Yo, la verdad, no soy partidario de oficializar letra al himno nacional o marcha real, como se la quiera llamar. Es una composición instrumental y punto.  Ya en su día en Caudete se habló de componer una letra para el pasodoble “El caudetano”, para que se pudiera cantar cada noche del cinco de septiembre en la plaza de la Iglesia, tras el pregón. Por suerte, no prosperó. Admito que no he escuchado la letra que puso Marta Sánchez a la marcha real y admito que no me sorprende la retahíla de sopapos que le han soltado desde sur y del norte. Desde arriba y desde abajo. Y es que, lo queramos ver o no, la sombra del franquismo es alargada. 42 años después de su muerte, el dictador sigue vivo, en parte por interés mezquino de una parte de la izquierda. Esa parte de la izquierda que tiene licencia para insultar, vejar y denigrar a quien se le ponga por delante y ose no pensar lo mismo que ella. Todos los días oímos que tal o cual cargo de Podemos, de Izquierda Unida, de Compromís, de ERC, de la CUP, ha denigrado a alguien del PP o Ciudadanos y los jaleos se escuchan hasta en los Urales. Pero, ¡ay si sucede al contrario! Hay una parte de la izquierda que enseguida te llama facha, rancio, franquista, nazi, dictador, nostálgico, si te atreves a discutirle. Desde luego, la cosa les sale bien; a ojos de los países serios del resto de Europa, seguimos siendo la España del bombero torero. Quizá son ellos los nostálgicos y echan de menos el pacifista himno de riego:

El mundo vio nunca
más noble osadía, 
ni vio nunca un día
más grande el valor,
que aquel que, inflamados,
nos vimos del fuego
excitar a Riego
de Patria el amor.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

La trompa guerrera
sus ecos da al viento,
horror al sediento, 
ya ruge el cañon
a Marte, sañudo,
la audacia provoca
y el ingenio invoca
de nuestra nación. 

Desde luego, mucho pacifismo no destila; la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La avioneta

Que cada uno crea lo que quiera. Para eso España es un país libre. Yo como aficionado a las ciencias y que me apoyo en pruebas empíricas, di...