martes, 13 de marzo de 2018

La tumba de la N-344

Las dos muertas que ha habido hace poco en la N-344 en la Font de la Figuera eran dos militantes de Nuevas Generaciones del Partido Popular. Tenían 18 y 24 años. También tenían nombre: Inma y Cristina. Pero no serán noticia más que en su pueblo, Tavernes de la Valldigna. No saldrán en la teles. No habrá protestas. Total, un siniestro de tráfico más.
El choque fue un mal sitio, entre el final de la variante del pueblo y el enlace con la A-35 en un área de obras. Se unen a la larga lista de muertos que arrastra esta carretera, cuya conversión en autovía tenía que haber terminado (al menos entre la Font de la Figuera y el cruce con la A-31) en el año 2012. Tengo la nota de prensa guardada, así que no me invento nada. Era ministra de Fomento Ana Pastor. Mucho bombo se dio a la eliminación de las "curvas del Angosto"; pero desde entonces, por lo que veo, las obras sufren parada de burra. "Arrancada de caballo y parada de burra", reza el dicho. Y este es el típico caso al que se puede aplicar. Está adjudicada la nueva variante de Caudete pero, veremos. ¿Y el tramo entre Caudete y Yecla? Me parece que lo veré terminado desde un cajón de pino. O desde una urna de cerámica. Todavía no he decidido qué tienen que hacer conmigo cuando no sea más que 80 kilos de materia orgánica muerta. Si tengo que ir a Valencia lo tengo claro; cogeré la autovía de Castalla-Alcoy para salir a Alcudia de Crespins. Aunque el rodeo sea mayor, la seguridad es un 1.000% superior.


1 comentario:

¿Hago lo correcto?

No sé si hago bien o he alterado el curso natural de la existencia asilvestrada de estos dos mininos.  Desde hace tiempo les p...